El uniforme en la educación pública andaluza

El uniforme, desde sus inicios ligado a la educación privada, ha comenzado poco a poco a integrarse dentro de la red de colegios que forman la educación pública española. Concretamente en Andalucía,  una cuarta parte de los colegios públicos ya tienen implantado el uniforme escolar y cada vez más colegios se suben al carro.

Al parecer la implantación del uniforme en nuestra comunidad es un proceso que se inició hace 4 años, experimentando un gran crecimiento en los últimos 12 meses. En este sentido cabe señalarse que entre un 25% y un 30% de los colegios de Primaria, Infantil y Educación Especial tiene ya implantado el uso de uniformes escolares, contrastando este dato con el de los centros de Secundaria, donde la implantación de los uniformes es prácticamente inexistente.

El proceso de implantación del uniforme ha sido el mismo para todos los colegios. Los padres trasladan su propuesta y para que sea efectiva se tiene que aprobar en el consejo escolar. El uso del uniforme es voluntario y, por tanto, se corresponde con una decisión única y exclusiva de los padres. Por lo general, es el consejo escolar el que elige el tipo de prenda y dónde se pueden adquirir. En algunas ocasiones, lo vende la propia AMPA, o los colegios acuerdan con algún comercio de la zona la distribución de los uniformes.

Por lo general, los centros solicitan el uniforme básico, compuesto por un jersey o pullover, un polo ( de manga larga o manga corta) y un pantalón o falda. A este uniforme básico se le incluye el deportivo, que suele incluir chándall, camiseta y calzona. El bordado del escudo del colegio es opcional pero muy recomendable a la hora de evitar falsificaciones del uniforme.

Cabe recalcar que prácticamente la totalidad de los centros públicos que utilizan uniformes lo hacen en ropa deportiva, disminuyendo su uso en lo que es propiamente el uniforme escolar

Desde el punto de vista del pedido del uniforme se recomienda a los padres realizar el encargo durante los meses de enero y febrero a fin de garantizar la pronta producción de éste. Hay que tener en cuenta que una demora en el encargo puede suponer el comienzo del año escolar sin el uniforme servido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *